Instituciones y legisladores están abogando por diferentes soluciones para viabilizar de una vez y por todas el problema del transporte en la ciudad de Santo Domingo, ya que resulta un total caos la situación actual, donde trasladarse de un lugar a otro le puede tomar a cualquier conductor, hasta una hora o más, tratándose de lugares relativamente cercanos.

El caos en el transporte en la ciudad de Santo Domingo cada vez se agudiza, a pesar de los esfuerzos del gobierno de crear soluciones viales, tales como los elevados y pasos a desnivel en las principales arterias de esta ciudad, sin embargo, el caos permanece y esto obedece mas que todo a una ineficiente capacidad del gobierno de implementar un sistema de transporte público de pasajeros que sea confiable.

La República Dominicana no cuenta ni ha contado nunca con un sistema de transporte público de pasajeros eficiente, por tal razón, cada ciudadano lo que opta es por comprar un carro o un vehículo de motor, sin importar el costo y mucho menos las condiciones en que se encuentre, lo importante para los dominicanos, y sobre todo para los de mas escasos recursos, es que el vehículo pueda transportarlo a sus lugares de trabajo y a cualquier lugar al que quieran trasladarse.

Anuncios

Entre las propuestas que surgen cada vez que se toca el tema del caos en el tránsito de la ciudad de Santo Domingo, se encuentra el hecho de que deberían los empleados públicos y privados tener horarios diferentes, sin embargo, la mayoría de las instituciones públicas, cuenta con un horario diferente al del sector privado y para hacer un cambio más drástico, también tendría que pensarse en las escuelas y colegios, ya que muchos padres y madres, salen a la misma hora a transitar por las calles de Santo Domingo, porque tienen que llevar o recoger a sus hijos a estas instituciones educativas, lo que acrecienta aún más el caos.

Uno de los aspectos que afecta mas la condición de caos en la ciudad de Santo Domingo, con relación al tránsito, son las denominadas voladoras y los carros públicos, los que transitan sin ningún control y sin observar las mínimas leyes de tránsito, por lo que ocasionan una distorsión total en todo el espectro por donde se movilizan, y quizás ahí se encuentre la solución al problema del tránsito en la ciudad de Santo Domingo, cuando el gobierno y las autoridades correspondientes, le pongan un control estricto a estos conductores, y limite su radio de acción, para de esta forma lograr un descongestionamiento real del tránsito en esta ciudad primada de América.

Anuncios